Club Tragon   Sub head    
 
 
HISTÓRICO
 
Cenas del año 2020
Cenas del año 2019
Cenas del año 2018
Cenas del año 2017
Cenas del año 2016
Cenas del año 2015
Cenas del año 2014
Cenas del año 2013
Cenas del año 2012
Cenas del año 2011
Cenas del año 2010
Cenas del año 2009
Cenas del año 2008
Cenas del año 2007
Cenas del año 2006
Cenas del año 2005
Cenas del año 2004
Cenas del año 2003
Cenas del año 2002
Cenas del año 2001
Cenas del año 2000
Cenas del año 1999
Cenas del año 1998
Cenas del año 1997
Cenas del año 1996
Cenas del año 1995
Cenas del año 1994
Cenas del año 1993
Cenas del año 1992
Cenas del año 1991
Cenas de años anteriores
 
LA ÚLTIMA CENA EN ...
 

NARCISO

 
Calle: Almagro, 32. Zona Chamberí. Madrid.
Teléfono: 91 737 97 37
Web: www.restaurantenarciso.com
Fecha: 28 de febrero de 2020 CENA:
 
 
PRESENTACIÓN:
Cocina europea y de mercado.
 

Se trata de una Braserie con un amplio horario, desde las ocho hasta las dos de la madrugada. Presenta una cocina clásica, con toques franceses y modernos. Sirven desayunos, comidas, cenas tapas y aperitivos. Dispone de varios salones y puede organizar eventos privados y menús de grupos a partir de catorce comensales.

 
Fundado: 2016
Propietario: NARCISO BAR S.L.
Dirección  
Chef: Francisco Calderón, Dirigido por Mario Vallés
Sumiller:  
Interiorismo: Juan Pablo Domínguez

El precio medio estimado por persona en la fecha de la cena es de 45,00 €.

 
COMENTARIOS:

Entorno: En el barrio de Chamberí, cerca de la plaza de Alonso Martínez. Difícil de aparcar.

Las cañas: Las tomamos en el propio restaurante. De aperitivo nos pusieron un plato de aceitunas, muy buenas. Tomamos tres cañas a las que, posteriormente, nos invitaron.

Nombre: Narciso. Ignoramos el por qué.

Carta en la web: Tienen cuatro tipos de cartas, la principal, la de desayunos, la de coctelería y la de picoteo. Incluyen el IVA y no tienen fotos. Los precios de la carta en la web con respecto a la física, sólo discrepan en uno de los platos de Hortensio.

Carta de vinos en la web: No tiene.

Local: El local ocupa los bajos de un edificio de principios del siglo pasado. La puerta de entrada es sencilla, moderna, de color negro y acristalada al igual que las cuatro ventanas de la fachada, dos a cada lado de la puerta. La sensación que da al entrar al interior es la de retroceder en el tiempo a uno de los cafés clásicos de principios del siglo XX. Ya en el interior, a izquierda y derecha hay dos comedores, en frente la barra del bar y detrás de esta, a un nivel superior, se distingue otro comedor. Las escaleras que llevan a este, hacia arriba, también llevan hacia abajo a los servicios y a un reservado con bar incluido. La decoración es clásica. Las paredes, de color blanco, están llenas de cuadros, con retratos de personas y por espejos. Estos últimos, junto con las ventanas, tienen los marcos de color negro y, aparte de difundir la luz, dan más amplitud al local de la que tiene. Las paredes también tienen un zócalo a media altura de color negro. La barra de bar, impresionante, es de mármol marrón. El techo es de color blanco con molduras de escayola. La iluminación viene de apliques en las paredes y lámparas clásicas, encontradas en mercadillos franceses, colgadas del techo. También contribuyen las luces de la estantería para botellas que hay detrás de un lado de la barra del bar y la indirecta procedente de las molduras del techo. El suelo es de tarima en los salones y de mármol en el bar. Las mesas son rectagulares y pequeñas. Están cubiertas por un mantel de cuadros azules sobre fondo blanco. Las sillas son de madera con asientos y respaldos acolchados tapizados en color azul. Para aprovechar al máximo el espacio hay sofás corridos delante de los zócalos y delante de ellos se colocan las mesas. Están tapizados igual que las sillas. Nos situaron en el salón que hay al entrar a la izquierda, tras una cortina obscura. La mesa era pequeña ya para los cuatro comensales que éramos y sin embargo estaba preparada para los cinco que habíamos reservado. El espacio entre mesas también escaso si bien, por la distribución, sólo había una mesa junto a la nuestra. En el hueco de la ventana estaban encajadas dos de las sillas y la mesa tenía que moverse para acceder a dichas posiciones. La iluminación de esta zona, en penumbra, no permitía ni leer la carta sin ayuda del móvil. Se reclamó a la camarera y al encargado que la subieran (presuponíamos que era regulable) pero decían que no se podía aludiendo a que era un sistema domótico que controlaba el jefe. Tras insistir de nuevo parece que se pusieron en contacto con él e incrementaron un poco la iluminación. Las servilletas son blancas. La vajilla sencilla de loza blanca. La cubertería normal. Ponen vasos para el agua y copas para el vino. El local estaba completo. Hay música de fondo y suena alto.

Comensales: Cuatro, Antonio Arnáiz, Carlos, Antonio de la Poza y Antonio Ávila. Faltaron Raul, Ricardo y Justo.

Pan: Te van sirviendo cuando lo necesitas. Son de dos tipos, blanco y de semillas. Junto con el aperitivo cobran a 2,50 € por comensal.

Aperitivo:

Taquitos de queso crema: Son unas pequeñas obleas de pasta crujiente sobre las que hay un poco de crema de queso y unas semillas por encima. Escaso, prácticamente un bocado, pero muy buenos.

Entrantes:

Espinacas, Aguacate, Hinojo, Granada y Parmesano: La sirven en una fuente blanca. Las hojas de espinacas se colocan al fondo y por encima se sitúan unas láminas del queso parmesano Entre ambas el resto de ingredientes. Un plato refrescante y muy bueno. Se pidió uno a 12,00 €.

Alcachofas a la plancha: No forma parte habitualmente de la carta y viene en el apartado de sugerencias del día. Las sirven en un plato hondo. En el fondo una salsa y sobre ella cuatro porciones de alcachofas, a la plancha, con cebollino muy picado por encima. Estaban muy buenas ambas, la salsa y las alcachofas. Se pidió un plato a 12,00 €.

Setas de temporada con huevo: Las sirven en un plato hondo. Vienen con un huevo escalfado por encima que se rompe y revuelve antes de servirlas. Otro plato que estaba muy bueno. Se pidió una ración a 14,00 €.

Principales:

Merluza con salsa bilbaína: La sirven en plato llano blanco. La apariencia no era de merluza a la bilbaína ya que venía sobre una cama de espinacas y con otra salsa sin ajos. A pesar de todo, el plato estaba muy bueno. Se pidió uno a 21,00 €.

Magret de pato del sudoeste de Francia: Los traen en un plato llano blanco. En el lateral puré, y bordeándolo unas porciones del pato en las que se aprecia la piel tostada por fuera, la capa de grasa y el interior poco hecho. Muy bueno, alguno dijo que era el mejor que había comido en muchos años. Se pidieron dos platos, cada uno a 21,00 €.

Arroz negro con calamares y langostinos: Lo sirven también en un plato llano blanco. Sobre el arroz vienen dos langostinos, pelados, que conservan la cola y la cabeza. Los calamares están cortados en forma de aros. Estaba bueno, lástima que estuviera pasado de sal. Se pidió un plato a 21,00 €.

Postres:

Souffle de chocolate: Lo sirven en un recipiente pequeño tipo bol. En su interior, del tamaño de una magdalena está el suflé, de color oscuro y con azúcar glas por encima. Estaba bueno. Se pidieron dos, cada uno a 7,00 €.

Cremoso de cheesecake: Lo sirven de igual forma que el suflé. En este caso es una crema de queso sobre galleta desmigada y con mermelada por encima. También pequeño pero muy bueno. Se pidieron dos, cada uno a 7,00 €.

Cafés e infusiones:

Fueron cuatro bebidas invitación de la casa. No ponen nada para acompañar.

Vinos:

Martín Códax 2019: Vino blanco con denominación de origen Rías Baixas. De las bodegas de Martín Códax, (www.martincodax.com). Está elaborado con uvas Albariño. Bueno. Pedimos dos botellas. El precio en la carta de cada una de ellas es de 21,00 €. El precio aproximado de venta al público en una tienda es de 10,50 €, por lo que el restaurante lo vende al doble que el precio de venta en un comercio.

Ramón Bilbao Crianza 2016: Vino tinto con denominación de origen Rioja, elaborado en las bodegas de Ramón Bilbao (www.bodegasramonbilbao.es). Variedad de uva Tempranillo 100%. Tomamos una botella a 20,00 €. Bueno. El precio aproximado de venta al público en las tiendas es de 8,50 € la botella. El restaurante lo vende a más del doble del precio de venta al público en un comercio.

Copas: Invitaron a chupitos.

Servicio: Inicialmente correcto, posteriormente atento y esmerado. Mesa muy pequeña para cuatro, incomodísima si llegamos a ser cinco. Mal situada, encajada en el hueco de una ventana y siendo necesaria moverla para levantarse o sentarse. Iluminación escasa, estábamos casi en penumbras hasta que, después de insistir varias veces, incrementaron los lúmenes y la atención. Escasa distancia a la mesa de al lado. Hubo alguna discontinuidad. Los camareros estaban correctamente uniformados.

Descuentos: No hubo.

Porcentajes: Del total del precio en factura de la cena, sin incluir las cañas ni las copas, el 71,0% corresponde a la comida y el 29,0% a la bebida.

La carta y la factura: Ambas contienen los precios con el I.V.A incluido, como debe ser.

Comentario final: Local ampliamente aprovechado. Mesas pequeñas. Decoración clásica. Iluminación aparentemente correcta salvo en el salón asignado que, inicialmente, era muy escasa. La comida, bien presentada y correctamente elaborada, gustó mucho. Lástima que no acompañe el entorno. El precio, alto, no estaba acorde con el espacio en el local. Quizás, para compensar, fuimos invitados a las cañas, cafés y chupitos. En la factura y en la carta incluyen el I.V.A.

 
Antonio Ávila .
 
 
PUNTUACIONES:
 
AAv
AAr
APo
Car
Jus
Rau
Ric
7
7
9
7
-
-
-
 
PUNTUACIÓN MEDIA:

7,50

 
 
PRECIOS DE LA CENA POR PERSONA:
 
LA NOCHE DE LA CENA:
56,38 €
 
En el precio no se incluyen cañas ni copas.
 
Reservó Antonio de la Poza.
 
Ver factura
 
La carta (28/02/2020):
 
 
Actualizada el 2 de abril de 2020
 
Notas: Las puntuaciones y comentarios que se expresan en esta web son referentes a las cenas y a las circunstancias concretas que concurren en cada una de ellas. No se juzga ni puntúa al restaurante.
 
 

 

 

 
 
VISITA Nº